Degustar una auténtica paella valenciana es todo un gozo, pero la experiencia no estaría completa sin el postre adecuado. Dadas las particularidades del sabor de la paella valenciana y que se trata de un plato único -en todo caso, puede ir precedido de algún entrante no demasiado contundente-, es necesario que el postre case para que las sensaciones sean las mejores.

¿Qué postre va mejor con una paella? ¿Qué grado de dulzor es el idóneo para poner la guinda a la experiencia? ¿Se admiten todo tipo de postres?

El postre ideal para acompañar una paella

Aunque es cierto que la paella valenciana es un plato contundente, es cierto que un postre puede encajar a la perfección para poner el punto y final a una comida excepcional. Y tenemos buenas noticias para los más golosos: algunos de los más deliciosos postres dulces tienen cabida incluso después de haber disfrutado de una paella valenciana, por lo que es hora de ir olvidando eso de que después de una paella el postre no procede.

De hecho, un postre estupendo para acompañar cualquier clase de paella es el brownie de chocolate, sobre todo cuando va acompañado de helado líquido o a punto de derretirse de vainilla y se acompaña con pequeñas pinceladas de chocolate caliente.

Es un postre de mucho éxito entre los amantes de los bizcochos y del chocolate. Su inconfundible textura hace que, en combinación con el helado, en boca resulte una delicia. Además, los omnipresentes cúmulos de chocolate hace que saborearlo poco a poco o en compañía del resto de comensales sea una manera inmejorable de ponerle punto y final a la comida.

Otra opción entre toda la variedad de dulces que ofrece resultados en boca extraordinarios después de haber disfrutado de una paella es la tarta de manzana.

Combina lo mejor de los dulces de hojaldre con la fruta confitada (las láminas de manzana con la base de crema son un auténtico manjar), y es una excelente elección si se quiere acabar la comida con una nota dulce no demasiado empalagosa pero sí muy satisfactoria. Además, al acompañarla con helado, las sensaciones mejoran al deshacerse lentamente en la boca mientras se saborea la crema y la manzana. Insuperable.

Para quienes busquen un postre con mucho cuerpo, el pudin de horchata y fartons con helado de crema de chufa es la opción más recomendada. Es una manera diferente de disfrutar de uno de los dulces valencianos más famosos, trasladando todo el sabor de la horchata y los fartons a un formato más de pastelería. La tarta está exquisita con el helado de crema de chufa. Una apuesta segura para los amantes de la horchata.

Otros postres para disfrutar después de comer una paella valenciana

Son muchos los postres que pueden combinarse con helado para mejorar las notas de sabor y la textura en boca. Pero, ¿por qué no disfrutar de él por separado, como un postre independiente?

La combinación de helados variados es una opción altamente recomendable para quienes quieran disfrutar de un postre sabroso y refrescante. Un surtido de helado de vainilla, turrón, chocolate, leche merengada y crema de chufa será una opción perfecta, uno de los mejores postres para después de una paella.

¿Con qué otro postre se acompaña una paella? Hay muchas opciones: un flan de café -que combina lo mejor del postre hecho a base de huevo y caramelo con el tradicional café de sobremesa-, una crema quemada de cítricos -con un potente sabor de trasfondo que recuerda a las frutas tradicionales del Levante- o, cuando la temporada lo permite, un delicioso tiramisú de temporada.

El flan de café es un postre de contundente sabor, pero en absoluto empalagoso. Su nivel de dulzor es sutil, pero se deja notar, algo ideal para quienes quieren un postre dulce, sabroso pero liviano al mismo tiempo. Para muchos, el punto final perfecto a una comida con una paella como protagonista.

Por su parte, la crema quemada de cítricos es una manera distinta pero igualmente dulce y sabrosa de disfrutar de los cítricos que tanto caracterizan y que tanta presencia tienen en la gastronomía valenciana.

De igual manera, el tiramisú de naranja es un postre exquisito, de textura sedosa en boca y de potente sabor afrutado, perfecto para quien quiera degustar un postre dulce y goloso después de una paella sin renunciar al sabor de la fruta.

Y, hablando de fruta: disponemos de un surtido variado de frutas típicas valencianas para quienes prefieran poner la guinda a la velada de una manera diferente y con menos azúcar. Cerezas, naranjas, mandarinas, kiwis… el surtido de fruta de temporada es variado y se sirve para compartir, por lo que es perfecto para quienes apuesten por la fruta en compañía en sus postres.

Últimas entradas

¿Quién inventó la paella?

La paella valenciana es uno de los platos más característicos de la cocina valenciana. Para muchos es la piedra angular del recetario levantino y el plato más conocido elaborado con arroz dentro y fuera de [...]